miércoles, 27 de abril de 2011

Prepararse para ser un buen directivo

Gestionar bien una empresa no responde al simple hecho de haber estudiado una licenciatura en Administración y Dirección de Empresas. De la misma forma, tampoco avala lo suficiente estar en posesión de un Master Online y tener el respaldo de entendidos y altos cargos.

Sin olvidar las licenciaturas resulta imprescindible que el candidato goce de cualidades de dirección, es decir, una visión general del negocio, aptitudes para saber elegir, hacer frente a los retos que requieren muchas horas de trabajo y aptitudes de comunicación para ser capaz de dirigirse de forma correcta a los empleados. El directivo precisa tener unos nervios de acero y no doblegarse ante cualquier tipo de dificultad. Por esta razón, es un oficio al que no todo el mundo puede tener acceso.

Tan valioso como las carreras universitarias y las capacidades directivas es el dominio de idiomas. Hace un tiempo, conocer varias lenguas no era considerado imprescindible si se quería dirigir un negocio pero actualmente, con el comercio mundial, es esencial. Los ejecutivos que estaban en el cargo antes de que surgiera este requisito han tenido que llevar a cabo un importante proceso de aprendizaje.

El idioma más influyente es el inglés, aunque parece ser que el chino se presenta como el idioma del futuro. Sea como sea, aprender un idioma necesita mucha dedicación y aguante. Es preciso considerar que a medida que nos hacemos adultos tenemos más obstáculos para aprender nuevas lenguas, a diferencia de los niños, que absorben los idiomas como si fueran políglotas. También es muy útil ir a un país donde la lengua que queremos aprender sea el idioma vehicular, especialmente si el centro de idiomas da un curso lingüístico especializado en negocios.

Si uno es completamente inútil para los nuevos idiomas siempre hay la opción de encomendar los cometidos que necesiten de trato con el extranjero a otro personal de la marca. Aunque es beneficioso no cargar con todas las tareas, el hecho de no poder relacionarse sin problemas con los clientes, colaboradores o asociados en un momento determinado puede implicar graves problemas. Justamente por eso, es conveniente que los aspirantes a ejecutivos se preparen a conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario